Blogia
Renglones Torcidos

Una vida en txuri-urdin

Una vida en txuri-urdin

Mi corazón no es rojo, sino azul y blanco; no bombea sangre al resto de órganos vitales, desprende pasión y fervor realzale por todo mi cuerpo y sobre todo late al son de Aurrera Gipuzkoa, Aurrera mutilak...Así es, padezco el cada vez más inusual síndrome de Anoeta (anteriormente Atotxa). Una enfermedad que dota a todos los que la padecen de una asombrosa capacidad de aguante ante el sufrimiento, la desesperación, la desidia, el hastío...hasta el punto de sentirte orgulloso por llevar sangre txuri-urdina en las venas y poder decir sin tapujos que eres de la REAL SOCIEDAD.

Cualquiera que conozca mi historia sabe que lo más fácil es que, dadas las preferencias futbolísticas de mi hogar, hubiera sido del Madrid, del Barça o incluso del Atlético de Madrid (!¡). Pero contra todo pronóstico, siguiendo la tradición provincial, salí de la Real. Otro que sale rana, pensaría mi madre; con lo que hubiera disfrutado siendo del Barça, comentaría mi padre. Pero hete aquí que decidí sufrir, quedarme sin cenar, pegarme contra las paredes e incluso llorar siendo hicha de este equipo. Ya desde pequeñito al pasar por delante del viejo Atotxa, con sus obsoletas (ya en 1990) puertas de madera, y sus localidades de "a pie", sentía una gran curiosidad por saber qué era eso, y quién era toda esa gente. Más tarde comencé preguntando a mi padre qué había hecho aquel equipo con nombre tan monárquico, contra aquellos que eran tan buenos y que iban de azul y grana. Pues perder....qué va a hacer la Real...me espetaba mi padre. Tradición la de perder, que por cierto sigue intacta.

Con el paso del tiempo, y ya con mi primera camiseta azul y blanca, la de Bankoa; sentía ese equipo como algo propio, algo que me hacía sentir feliz cada vez que ganaban, pero que cuando perdían, me daba igual. Hay que entenderlo, era un niño. No seguía los partidos, no los escuchaba por la radio, pero daba igual, la Real me pertenecía porque yo tenía una camiseta que me daba ese privilegio. De pronto llegó un día en el que me dije, quiero ir a Anoeta siempre y verles en directo. Así que junté mis ahorros y acudí a las oficinas del Paseo de Francia a que me dieran un asiento. Quiero decir que ha podido ser una de las mejores inversiones que haya hecho en mi vida, y pese todos los pesares, creo que nunca podría desligarme de este club.

Con 98 años de historia, lejos quedan esos tiempos de balones de cuero y partidos en Ondarreta, pero el espíritu de colectivo, de pertenencia a unos colores y el orgullo de una ciudad y una provincia, creo que siguen indelebles en la afición. Ayer quedó demostrado que este equipo, no ya los Rekarte, Prieto, Kovacevic ni Rivas; sino lo que ese escudo representa, puede echar el resto sobre el campo, dejarse la piel por cada balón y arañar al contrario en cada embestida. Por raza, carácter, temperamento, garra. Es algo que siempre ha caracterizado a la Real y que tan olvidado estaba en los últimos tiempos.

Quizá no tengamos tanta historia como el Athletic, ni tantos títulos como el Real Madrid o tanto prestigio como el Barça, pero tenemos algo que no nos lo quitaran a ninguno: ORGULLO. Por este equipo, esta afición, este sentimiento, esta ciudad, esta provincia. Orgulloso de ser de la Real y poder decirlo a los cuatro vientos. Por todo ello, vamos a sacar esta situación adelante, cueste lo que cueste y pase lo que pase.

Porque una vida sin Txuri-Urdin es una vida sin sentido.

GORA ERREALA

Cris

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Laura Chávarri -

Ya se pueen ir al infierno. Dan mazo pena, casi peores que el Athletic, que al menos tiene a todos españoles y pierde con dignidad.
QUE LES DEN POR CULO A LOS TXORIORDIN-arios

VRM -

La Real es kale kale. Arriba España y el golfeo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Miguel Goikoetxea -

Sí, es admirable tu pasión por este equipo, la verdad, pero hay que ser un poco realista. Sin desear mal a nadie, y siempre desde el respeto, no hay que descartar como hipótesis que la Real pueda bajar a Segunda este año. Y su compañero de Autonomía también. Y es que tanto la Real como los leones lo tienen jodido.
A mí no me gusta el futbol aunque tenga que entenderlo por mi trabajo y por amigo, el "potro de Zuazo", pero creo que estos dos equipos no están dando la talla. Y los datos hablan por sí solos. Basta con fijarnos. Ojalá tengan suerte y se salven.
Como vemos, los colchoneros no son los únicos sufridores del circuito balonpédico, sino que la tendencia actual se dirige hacia los equipos vascos.
Personalmente creo que estos dos equipo a día de hoy no lo están haciendo nada bien, incluso creo desde mi humilde opinión que son equipos mediocres, y que por eso les va mal, independientemente de sus males administrativos y financieros. Si bajan tampoco me importa, porque voy a ganar la porra igualmente, ya que la liga seguramente la ganen o el Sevilla o el Valencia. Tanto la Real como el Bilbao deberían aprender en el terreno de juego de estos 2 grandes. Y su afición, ser menos orgullosa. Aupa el Portu!

Ibz -

muy interesante si. el patriotismo es creer que un lugar es el mejor del mundo solo porque TU has nacido ahi.
Fanatico(RAE)Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones. Preocupado o entusiasmado ciegamente por algo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres